Microsoft vs. Google: el mercado corporativo y el mercado personal

Este artículo de la BBC cuenta el contraataque que prepara Microsoft contra el nuevo líder del mercado: Google. Va a convertir su más rentable producto, Office en lo que llaman en Internet un freemiun, es decir un servicio en el web que se puede obtener gratis pero que requiere pago para tenerlo con todas las características.

Lo primero que me llama la atención es como la antipatía que Microsoft, con la arrogancia de Bill Gates y su obsesión por que se le pagara por el software se da por vencida ante el demoledor avance de Google.

Mis simpatías con el movimiento de software libre: Linux, OpenOffice y cientos de aplicaciones parten de un interés por no depender del antipático modo de hacer software de calidad inferior de Microsoft.

Claro el hecho que MS fuera la más grande y poderosa empresa del sector de las tecnologías de información y comunicación era una razón muy importante para buscar como oponerme.

Y huyendo de los productos y servicios de Microsoft me encontré de repente inmerso en los de Google: Gmail, Earth, Picassa, historial de búsqueda, Google Apps y muchas cosas más.

En este artículo se hace evidente una cosa que muchos sospechamos por años, los ejecutivos de Microsoft creen que su principal ventaja a la hora de ofrecer servicios en el web es la familiaridad de las personas con el Office. Es más piensan que es bueno ofrecerlo gratis a niños/as y jóvenes de manera que cuando lleguen al mercado laboral se inclinen por ese ambiente que ya conocen y estén dispuestos a pagar.

Porque ambas empresas andan con la misma idea, servicios gratis para usuarios individuales. Bueno gratis es un decir porque están apoyados en publicidad, el usuario no paga directamente pero ve mucha publicidad. Y del otro lado, servicios premiun (pagos) para empresas que son las que necesitan (según ellos) alto desempeño.

Hay una franja intermedia entre la gran corporación y el usuario individual que son las pequeñas organizaciones, en ese mercado Google con sus Apps ha marcado un gran territorio. Yo creo que he instalado al menos unos 12 servicios de Google Apps para ONGs, escuelas y pequeñas empresas.

Un amigo me decía hace un tiempo que él creía que en algún momento Google iba a empezar a cobrar por el servicio incluso a pequeñas empresas. Yo lo que creo es que está degradando y limitando la calidad y cantidad de los servicios ofrecidos logrando que se tengan aun muchas cosas muy interesantes pero que se considere el uso del servicio pago.

La lucha entre estos dos gigantes es una pelea que no deja a ningún usuario de la Internet por fuera. Por más altermundista, radical o contra-sistema que se sea como persona en este momento este par de corporaciones multinacionales pueden ser vistas como un insulto a la posibilidad de la construcción de una sociedad más justa, pero es imposible dejar de usar sus servicios a menos que se deje de usar la Internet.